Consejos para prevenir el cáncer con dietas alcalinas

En nuestra sociedad actual y con mayor incidencia en el mundo occidental, la alimentación juega un papel preponderante en la salud celular, siendo, los alimentos que consumimos, un factor determinante en la adquisición, desarrollo y fortalecimiento de ciertas enfermedades que tienen su caldo de cultivo en los organismos con un pH menor a 7 (considerados ácidos), donde se crean las condiciones propicias para el desarrollo de fuertes padecimientos tales como el cáncer.

La manera de contrarrestar esta situación es llevando una vida sana, cuya base sea de alimentos alcalinos, a fin de generar un ambiente saludable y un complemento idóneo a los tratamientos médicos tradicionales (quimioterapia y radiación)  a través de dietas alcalinas contra el cáncer, que  además harán menos molestos los efectos secundarios  de estas agresivas terapias.

Durante los tres primeros lustros del siglo XXI, científicos y estudiosos del cáncer, han visto con preocupación, el desproporcionado aumento de personas con cáncer de mamas, colon,  ovario, pulmón y piel.

Justamente en aquellos que se relacionan directamente con la alimentación de los pacientes y con su exposición a ciertas condiciones ambientales, bien sea por razones laborales o recreativas (si trabajan con elementos tóxicos, si son fumadores o si van mucho a tomar el sol en la playa), razón por la cual, han centrado todos sus esfuerzos en educar a la población en cuanto a llevar una dieta sana.

Basados en estas afirmaciones y en conocimiento de la necesidad de algunos pacientes de tener a mano algunos menús sobre dietas alcalinas, te ofrecemos un modelo  a seguir, tomando en cuenta los siguientes consejos:

  • Es bueno el consumo de productos orgánicos, frescos, sin aditivos y cultivados sin fertilizantes.
  • Consume hojas y vegetales verdes como espinaca, brócoli, coles de Bruselas, apio, ajo poro, coliflor.
  • Agrega a tu dieta diaria, granos como frijol, chícharos y lentejas.
  • Utiliza saborizantes naturales como cebolla, ajo, poro,
  • Procura hacer alguna merienda a base de nueces y semillas,
  • Ingiere productos integrales y libres de gluten.
  • Si prefieres las proteínas animales, es recomendable el consumo de aquellos criados de modo artesanal, en granjas, de modo orgánico.
  • Agrega frutas a tu menú.
  • Elimina el azúcar refinado y las harinas blancas. Erradica de tu dieta también las grasas animales y grasas trans. Trata de no consumir leche animal y sus derivados, en su lugar bebe leche de almendras o soja.

Dieta alcalina de ejemplo contra el cáncer

Al levantarte

Es el momento ideal para ingerir una infusión alcalinizante de un vaso de agua con el zumo de un limón.

dieta-alcalina-contra-el-cancer

Si te apetece puedes endulzarlo con una cucharadita de miel o unas hojas de estevia. Si el limón o la lima no es de tu agrado, entonces puedes sustituirlo por media cucharadita (de las de postre) de bicarbonato de sodio. Deja pasar de veinte minutos a media hora antes del desayuno.

Desayuno

Puedes combinar ciertos alimentos, a fin de tener variedad de donde escoger. No consumas café, edulcorantes artificiales, ni té negro.

Para beber, escoge entre una infusión de te blanco, un vaso de leche de almendras o de soja. Como carbohidrato, una tostada de pan integral con aceite de oliva o mantequilla.

leche-de-almendras

Si te gusta desayunar dulce, entonces puedes untarle un poco de miel. Una taza de trozos de tu frutas de temporada favorita o un puñado de frutos secos, el zumo de dos naranjas.

A Media mañana

Una fruta fresca de pequeña a mediana o zumo de frutas, o un licuado de vegetales crudos o un poco de frutos secos.

Comida

Como entrada, escoge siempre un mix de lechuga o una ensalada de vegetales como brócoli, acelgas o espinacas, aderezados con un aderezo a base de limón, aceite de oliva extra virgen y las especias que más te agraden.

lechuga-comida-dieta-cancer

La ensalada también pude ser de verduras asadas o a la parrilla. Si prefieres puedes cambiar la ensalada por una crema de verduras.

Como plato fuerte, puedes decantar por granos, como las lentejas o los garbanzos a los cuales les puedes agregar algunas verduras picadas.

De acompañante, un filete de carne o pescado. Ahora bien, si eres comedor de pasta, puedes prepararte una pasta integral con brócoli o con una combinación de vegetales verdes, también con una salsa pesto quedaría muy bien.

Otra opción es el arroz integral con huevos, tortilla de patatas o pimientos asados con ajo y aceite de oliva. Es cuestión de ser creativo para no aburrirte.

Merienda

Si eres fanático de las frutas, a media tarde puedes ingerir una pieza de fruta o el zumo de ella. También es recomendable una infusión o un vaso de leche de soja o de almendra. Otra opción sería unas galletas integrales preparadas en casa.

Cena

Verduras asadas o a la parrilla, son una alternativa viable para esta dieta. También una crema o sopa de varias verduras.

verduras-parrilla

Si te gusta el brócoli o el coliflor, puedes comer una pieza considerable de estos al vapor, aderezados a tu gusto. Puedes hacer una ensalada ligera de espinaca y acelgas, acompañando un trozo de pollo a la plancha o pescado también es buena opción.

Antes de dormir

Un té blanco o de cereal y miel, o una infusión de lechuga, te ayudará a conciliar un sueño relajado.