Todas las entradas de: nelly

Cómo preparar jugo de zanahoria contra el cáncer

Si estás buscando un alimento proveniente de la huerta, que funcione como un fuerte elemento contra la prevención y tratamiento del cáncer, definitivamente, ese es la zanahoria.

Esta hortaliza, es tan versátil, que  se puede consumir en sopas, cremas, tartas, infusiones y jugos, por esa razón, en esta oportunidad nos concentraremos en cómo preparar jugo de zanahoria contra el cáncer.

Pero antes de ofrecerte los modos de preparación, hagamos un repaso por las propiedades y beneficios que este noble producto de la naturaleza, le ofrece a nuestro cuerpo:

  • Previene y disminuye los efectos del cáncer en nuestro organismo, ya que sus componentes ayudan a reestablecen, la capacidad intrínseca del cuerpo humano, para regular y eliminar las células malignas.
  • Es rica en luteína y zeaxantina, componentes químicos, capaces de disminuir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

  • Es digestiva: su alto contenido de fibra colabora en el mejoramiento del tracto digestivo, evita los dolores estomacales y previene el estreñimiento,  por esta razón es muy recomendable para quienes tienen problemas en el colon.
  • Tiene altos niveles de ácido fólico y vitamina A, vital para la preservación de la visión, el sistema inmunitario y varios procesos orgánicos.
  • Contiene calcio, hierro, potasio, magnesio y vitamina C, por lo tanto es de suma importancia que la consumas para evitar enfermedades.
  • Su elevado contenido de betacarotenos y antioxidantes, garantiza que podrás retrasar los efectos de la edad, prevenir o retrasar algunos tipos de daños a las células.

Ahora que ya sabemos lo mucho que nos puede ayudar el consumo de zanahoria en nuestra cruzada contra el cáncer, veamos algunas recetas para preparar unos ricos jugos, que por medicinales, no dejan de ser deliciosos.

Jugo de zanahoria anticáncer número 1: coloca una zanahoria picada en cubos, en el vaso de la licuadora, con media manzana verde; sobre esto exprime  una naranja y ralla un trozo de jengibre, enciende la licuadora y cuando se esté mezclando, ponle una pizca de cúrcuma; espera dos minutos, apaga y cuela. Este jugo potencia las propiedades de todos los ingredientes. Toma un vaso cada día.

Jugo de zanahoria anticáncer número 2: coloca una zanahoria al fuego con agua y dos hojas de menta; al ablandar bien, apaga el fuego y llévala a la licuadora, junto con el agua de la cocción; cuela la mezcla, agrega el jugo de un limón y una cucharada de miel. En días invernales, puedes tomar caliente y si estás en verano, coloca el jugo en la nevera durante una hora o hasta que esté bien frio y listo.

Jugo de zanahoria anticáncer número 3: si tienes una ayudante de cocina con extractor de jugos, puedes aprovechar la oportunidad para obtener el producto de la extracción y tomarlo completamente puro, ya que estos aparatos separan la pulpa y la desechan. En el extractor, puede colocar, además de la zanahoria, algunos trozos de apio o de remolacha. En todo caso, de la fruta que más te guste.

Como podrás darte cuenta, hacer jugo de zanahoria, no reviste mayor dificultad y puede resultar, más bien un poco divertido, pues pones a volar tu imaginación y tu creatividad, para conseguir sabores diferentes y apetitosos que te permitan consumir este maravilloso y saludable producto de la naturaleza.

 

Cómo hacer batidos verdes contra el cancer    

Investigaciones realizadas en diferentes institutos de altos estudios contra el cáncer, tanto en los Estados unidos de Norteamérica, como en Europa, sostienen la afirmación de que el consumo de vegetales verdes, es beneficioso para quienes padecen esta enfermedad.

En este sentido, es muy importante que aprendamos cómo hacer batidos verdes contra el cancer,  ya que se ha comprobado que los carotenoides contenidos en la mayoría de dichos vegetales, pueden frenar la proliferación y multiplicación de células cancerígenas.

Los carotenoides, han sido estudiados, enfocando la importancia de su participación en la protección al organismo, contra  diferentes tipos de  cáncer, enfermedades coronarias y los efectos propios del envejecimiento.

Con la fuerte penetración del internet en cada hogar, escuela y oficina; la información acerca de estas investigaciones; y los descubrimientos en cuanto al poder curativo de los vegetales; es evidente que el interés del público en ellos, ha crecido exponencialmente.

Es por ello, que muchas personas diariamente investigan nuevas recetas y maneras de preparación, en cuanto a cómo hacer batidos verdes contra el cáncer.

  • Batido de Espinaca: coloca unas cinco hojas de espinaca en la licuadora, con el jugo de una naranja, un tallo de apio y media manzana verde, endulza con miel. Luego licúa hasta obtener un batido espeso y apetitoso. Puedes incorporar este batido a tus meriendas diarias.
  • Licuado ácido de espinacas: Ahora bien, si al contrario del grueso de las personas, prefieres el sabor ácido en tus batidos, puedes licuar un manojo de espinacas con el jugo de dos limones, un kiwi y una cucharada de quinoa.
  • Col rizada: Otra receta bastante saludable y que aporta grandes beneficios a tu cruzada en la lucha contra el cáncer o en su defecto, a tu preocupación por prevenirlo, es la licuar col rizada con medio mango, no muy maduro, un trozo pequeño de melón y el jugo de un limón, completa el resto con agua y hielo. Es además, bastante refrescante.
  • Piña y pera: También puedes hacer un rico batido verde, cuyo sabor te gustará tanto que querrás prepararlo a diario, además, todos en la familia estarán encantados con su caricia al paladar: bate en licuadora, una rodaja de piña, sin la parte central, con media pera, dos arbolitos de brócoli blanqueados (pásalos dos minutos por agua hirviendo e inmediatamente por agua helada) cuatro hojas de menta y una cucharada de miel.
  • Cilantro, acelgas, pepino y espinaca: licúa todos los ingredientes con medio vaso de agua y antes de servirlo, muele un poco de pimienta fresca en el fondo del vaso y pon una pizca de sal. Al servir el batido, los sabores se resaltarán y te resultará una agradable sorpresa.
  • Jengibre y linaza: a un batido de espinaca, acelgas o apio, le agregas jengibre rallado y semillas de linaza. Con ello estarás consumiendo un batido generoso en beneficios para tu organismo.

Puedes intentar todas las combinaciones y mezcla de sabores que quieras, lo importante es que los hagas y los consumas, con constancia y los acompañes de una buena alimentación, tratando de evitar el azúcar refinado, las grasas saturadas y las harinas procesadas.

Recomendamos también, seguir una buena rutina de ejercicios físicos, al menos tres veces por semana y por supuesto, visitas regulares al médico, quien es, la persona indicada para proporcionarle información más completa acerca de los tratamientos a seguir, bien sea contra el cáncer o cualquier otra enfermedad.

Cómo preparar licuados contra el cáncer

Los licuados, smoths, batidos y mezclas de frutas y vegetales, son tendencia entre todas aquellas personas preocupadas por llevar una vida saludable y una alimentación sana.

Por su parte, los análisis que han realizado los grupos conformados por científicos especializados en cáncer, médicos naturalistas y homeópatas, entre otros, han establecido desde hace décadas,  una relación directa entre los alimentos que consumimos y el desarrollo de enfermedades

Es por esta razón, que diferentes portales, páginas especializadas y libros de recetas en general, se preocupan más cada día, en enseñarnos recetas sobre cómo preparar licuados contra el cáncer, de una forma práctica y sencilla.

De hecho, pacientes que padecen síntomas cáncer, han mostrado mejoría e incluso han visto desaparecer estos síntomas, luego de establecer el  consumo de licuados, como parte de su rutina diaria.

Otros por su parte, dicen haber minimizado los molestos efectos de la quimioterapia y la radio terapia, tras la incorporación de licuados saludables a su alimentación.


La explicación que ofrece la ciencia a este interesante fenómeno, es que la mayoría de frutos y vegetales que se utilizan en estos batidos, contienen una alta dosis de  antioxidantes provenientes de las vitaminas, minerales y nutrientes que los componen, que han resultado ser unos potentes factores anticancerígenos naturales.

Veamos entonces, unos ejemplos de cómo elaborar estos licuados en casa y añadirlos como complemento de nuestras comidas o consumirlos como merienda única.

Sin embargo, se recomienda el consumo de los batidos, muy temprano en la mañana, justo al levantarte y antes de comenzar cualquier actividad diaria, para llenarte de energía y evitar el cansancio.

Cúrcuma:

Esta especie, tan popular en India, es utilizada en la mayoría de los platos propios de la cultura de ese país. Su principal componente es la curcumina, una sustancia química, de alto poder antiinflamatoria, antioxidante y reductora del riesgo de contraer cáncer.

El batido se prepara licuando una banana madura, en leche de almendras, a la cual se le agrega una cucharada de cúrcuma molida y una cucharada de miel. Es sumamente energética y puede ser consumida por todos los miembros de la familia.

Frutos rojos:

También conocidos como frutos del bosque y por tener un fuerte y agradable sabor, son ricas en ácido elágico, una sustancia que suscita desaparición natural de las células cancerosas, preservando  las sanas;  son las preferidas por quienes practican la buena alimentación y por aquellos que se encuentran bajo tratamiento de quimioterapia, pues estos pacientes reportan que sienten alivio a las reacciones secundarias de la quimioterapia o radio terapia, una vez que consumen licuados rojos.

La manera de prepararlos es sumamente sencilla: agregas a tu licuadora unas cuantas fresas, moras, arándanos, fresas, frambuesas y/o  zarzamoras, le pones agua potable o leche vegetal y mucho hielo picado. Las hojas de estevia para endulzar, son opcionales.

Granada:

Esta fruta es una gran fuente de antioxidantes que protegen del envejecimiento celular y los radicales libres, tiene alto contenido de vitaminas C, E, B9 y ácido fólico, además se ha comprobado sus altos niveles de fósforo, potasio y calcio, que acompañan los polifenoles protectores, que son grandes aliados en la lucha contra el cáncer.

Prepara un nutritivo y saludable licuado de granadas, colocando una de ellas, en la licuadora con el jugo de dos naranjas y unas hojas de estevia, licúa y cuela. Es recomendable prepararlo justamente antes de consumir.

Licuado 3 en 1:

Zanahoria, naranja y remolacha: una combinación perfecta, que reúne las propiedades anticancerígenas de estos tres ingredientes, en una sola bebida. Consumiendo este batido, ayudarás a tu organismo a prevenir el cáncer, o a frenar su desarrollo, en el caso de que ya se haya hecho presente en tu organismo, pues evita el crecimiento y proliferación de los tumores.

Sólo tienes que exprimir el jugo de una naranja y en él, vas a licuar media remolacha y media zanahoria. No necesitarás endulzarlo, ya que los tres elementos son dulces por naturaleza. Tómalo a diario si te apetece.

Manzanas, albaricoques y duraznos:

Este batido es portador de vitamina B17 o amigdalina, que es considerada como un arma anticancerígena de gran potencia  y constituye el agente quimioterapéutico natural de mayor credibilidad por parte de la comunidad médica en la actualidad.

Cuando coloques los ingredientes en la licuadora, procura dejar las semillas de la manzana y aprovechar todos sus beneficios. Licúa con agua y listo. Si te apetece puedes agregar canela o clavitos.

Guanábana:

Algunos estudios ubican a la guanábana como un súper alimento, mayor portador de Xeronina, considerada una sustancia muy potente y superior a la quimioterapia.

El licuado de guanábana se puede hacer en agua potable o en leche vegetal, con estevia o miel. Todo junto en la licuadora y luego colado con un tamiz mediano.

 

Cómo preparar zumos anticancerígenos

Todos conocemos el cáncer, como una enfermedad devastadora, con la cual, las células contaminadas se dividen.

Dichas células, al multiplicarse de manera desproporcionada, perjudican los tejidos corporales y causan un gran número de decesos al año.

Algunos estudiosos, aseguran que es una enfermedad hereditaria, que viene en los genes, por lo que son de la firme creencia, que sólo debe atacarse la enfermedad con químicos y medicamentos.

Mientrastanto,  otro grupo de científicos  establecen que nuestros hábitos de vida (especialmente los alimenticios), son determinantes para que se desarrolle el cáncer.

De este segundo grupo, surge la idea de evitar el cáncer y si ya ha surgido, entonces enfrentar  sus efectos, mediante el consumo de ciertos productos provenientes de la madre tierra.

Entre los productos naturales, recomendados, nos encontramos con algunos zumos, de preparación sencilla, sabor agradable y potente contenido vitamínico.

Jugo de Tomate:

Es uno de los jugos anticancerígenos, que cuenta con mayor confianza por parte de los pacientes a los cuales le es recomendado por sus médicos de cabecera.

La razón de esto, es que su alto contenido de antioxidantes y licopeno, lo convierten en el precursor de los tratamientos preventivos y eficaces, pues evita la multiplicación de las células dañinas.

Prepararlo es sumamente sencillo y su sabor, muy agradable. Toma entre dos y cuatro tomates, pártelos en cuartos, agrégalos al vaso de la licuadora cono el tallo de un apio en trozos, medio pepino y unas hojas de albahaca. Licúa y bebe sin colar, todas las mañanas.

Jugo de Jengibre.

Es muy popular el uso del jengibre para atacar una serie de enfermedades, consideradas como graves, entre ellas, el cáncer. Esto se debe a las comprobadas propiedades de esta raíz, que evitan el aceleramiento de la enfermedad, pues tiene efectos inhibidores sobre la propagación de las células malignas y crecimiento de tumores.

La manera más sencilla de obtener el zumo, es rallar unos ciento cincuenta gramos de jengibre en una jarra de vidrio con un litro de agua, dejarlo reposar toda la noche en el refrigerador; luego  en la mañana, colar y dividir en cuatro tomas para consumirla a lo largo del día.

Repetir esta operación durante una semana y descansar una semana. Puedes aplicar este tratamiento, cuanto tiempo consideres necesario.

Jugo de Piña:

Esta deliciosa fruta, además de tener un exquisito sabor, aroma agradable y crujiente textura, se caracteriza por poseer importantes propiedades desinflamatorias en particular y medicinales en general.

Estas propiedades, se deben a su alto contenido de   bromelina, sustancia de vital importancia para atacar directamente las células cancerosas, sin dañar las sanas. Por otra parte, está comprobado su participación en la disminución de los efectos corporales de la quimioterapia y la radioterapia.

Para hacer un rico jugo de piña, sólo basta con colocar dos rodajas de piña en la licuadora, con medio litro de agua y si quieres, puedes agregar una cucharadita de miel o unas hojas de estevia, bates enérgicamente y si lo deseas, cuélalo para hacerlo un poco más ligero, cuélalo con un tamiz fino.  Debes consumirlo todas las mañanas, recién elaborado

Limonada:

El alto poder alcalinizante del limón y su capacidad de balancear el pH en el cuerpo, han convertido a este fruto cítrico, en uno de los productos naturales más utilizados en la lucha contra el cáncer.

El jugo de un limón recién exprimido en un vaso de agua mineral, endulzado con miel o estevia, es uno de los zumos sencillos y fáciles de preparar, lo cual también ha contribuido a su popularidad.

Te he presentado sólo unos pocos ejemplos y recetas de zumos anticancerígenos, pero si así lo deseas, puedes buscar información para conocer la infinidad de frutos, hortalizas y vegetales, que puedes utilizar en la preparación de jugos para luchar contra la aparición, el desarrollo y la propagación de esta penosa enfermedad.

Cómo hacer agua alcalina en casa

Si andas buscando información acerca de cómo hacer agua alcalina en casa, seguramente eres una persona que se ocupa de su salud y te mereces una fuerte felicitación.

El agua alcalina, es básicamente, agua potable ionizada, preferida por quienes buscan una manera natural y efectiva de combatir los efectos de la edad, a través de la eliminación de la carga ácida que por lo general consumimos con ciertos alimentos.

Muchos artículos que se refieren al uso de agua alcalina o agua ionizada, resaltan  como característica principal de ella,  su OPR negativo.

Pero ¿Sabes tú de qué se trata esto? Pues, OPR significa potencial de reducción de oxidación, es decir que la capacidad que tiene este tipo de agua para retardar la descomposición y oxidación.

En especial cuando consume ocho vasos de agua alcalina al día, se potencia la fuerza  el poder antioxidante y el consecuente exterminio de los radicales libres, regeneración de las células y disminución de los signos de vejez.

En todo caso, el agua alcalina contribuye grandemente al equilibrio entre lo ácido y lo alcalino del organismo.

Para nadie es un secreto, la necesidad de mantener hidratado el cuerpo para su correcto funcionamiento y mayor aprovechamiento de los alimentos, así que veamos a continuación, cómo preparar esta maravillosa y saludable bebida natural.

Existen varios métodos para conseguir agua alcalina, sin embargo, no todos se ajustan a nuestros bolsillos, ya que en algunos casos, se recomienda el uso de equipos bastante costosos con los que se obtienen básicamente los mismos resultados.

Veamos entonces, dichos métodos de mayor a menor, es decir desde los más costosos, hasta los realmente económicos o gratuitos:

  • Ionizador y alcalinizador de agua: se trata de un aparato comercializado por diferentes empresas dedicadas a productos para el hogar, el cual promete alcalinizar el agua del grifo, una vez que ésta pasa por los minerales colocados en su filtro y garantiza además, agua libre de contaminación.
  • Otro método, es colocar comprimidos alcalinizantes en el agua de consumo diario. Estas tabletas, en muchos casos, son sumamente costosas y en otros, no se consiguen con facilidad.
  • Existe otro método, que requiere una inversión mínima, pues se trata de alcalinizar el agua, agregándole a cada vaso que nos vayamos a tomar, media cucharadita pequeña, de bicarbonato de sodio. Pruebas científicas han comprobado el pH del agua se eleva unos dos puntos aproximadamente con este método.
  • Tomar agua a temperatura ambiente, con el zumo de medio limón, es una manera sencilla, económica y rápida de alcalinizar tu cuerpo.

  • Hervir el agua antes de consumirla, es una forma muy económica de obtener agua alcalina (si tomas en cuenta que sólo invertirás en el gas doméstico para hacerlo), y luego la puedes poner a enfriar tranquilamente en el refrigerador, para refrescarte e hidratarte, durante todo el día, con la seguridad, de haber elevado el pH de tu agua en un punto aproximadamente.
  • Por último, un método totalmente gratuito, para el cual, sólo necesitarás dos recipientes limpios y no requerirás inversión monetaria alguna, para alcalinizar el agua y es llenar una jarra de agua e ir vertiéndola en el otro desde una altura suficiente para que salgan algunas burbujas cuando caiga. Debes repetir esta operación, al menos ocho veces para que el agua aumente su nivel de alcalinización en unas 5 décimas.

Alcaliniza el agua que consumirá toda tu familia y verás que en un corto período, todos los miembros de la misma, se sentirán llenos de energía y con pocas dolencias.

Recetas de batidos alcalinizantes

La aceptación general y consumo de batidos elaborados con ingredientes alcalinos, ha crecido exponencialmente en las últimas décadas.

Este hecho radica en que con las investigaciones científicas a lo largo del tiempo, se ha podido demostrar la incidencia positiva de los alimentos alcalinos, sobre la salud de quienes los consumen.

Sin embargo, la vida agitada moderna y la falta de tiempo, llevaron a quienes deseaban consumir la mayor cantidad de alimentos alcalinos, a idear bebidas que involucraran varios elementos, sin dedicarse por completo a la cocina.

De esta manera surgieron diferentes recetas de batidos alcalinizantes, cuya finalidad es proveer al cuerpo de los nutrientes, minerales y vitaminas necesarios, para llenar de energía al organismo durante todo el día.

Los batidos de frutas y/o de vegetales, son muy populares entre las personas seguidoras de la medicina natural y la homeopatía, tanto para estar en forma, como para evitar o aliviar ciertas dolencias.

Cada vez que consumimos batidos con ingredientes alcalinos, inundamos nuestro organismo con nutrientes naturales que provienen de la madre tierra.

En este sentido, es muy importante no confundirse y añadir frutas o vegetales procesados, conservados o enlatados, a nuestro batido, pues estaríamos echando por la borda cualquier avance que hayamos alcanzado.

Otro consejo que podemos poner en práctica, es evitar agregar azúcar refinado a nuestros batidos y en el caso que te gusten un poco dulces, para ello tienes algunos productos de la naturaleza, como la miel o la estevia, no procesados.

Si lo tuyo es mantener un estilo de vida saludable o mantener tu físico, el consumo de batidos naturales alcalinizante es altamente recomendado.

Por otra parte, si lo que quieres es bajar esos kilitos de más que te molestan desde hace algún tiempo, consumir alimentos sanos, evitar el azúcar, reducir el consumo de grasas y carbohidratos, complementando toda esta alimentación con ejercicio físico y tolerancia cero al consumo de alcohol, lo más probable es que bajes de peso en poco tiempo.

Un beneficio adicional, es que todos los alimentos que involucraremos en la preparación de los batidos, tienen un elevado contenido de antioxidantes, por lo que son excelentes para retrasar los efectos de la edad y oxidación de nuestras células.

 

Volviendo al tema de la preparación de los batidos, te daremos unos modelos para que los tomes como base e intentes tus propias mezclas.

Modelo de batido 1:

  • Una taza de apio en cubos
  • Una taza de pepino en cubos
  • Cuatro hojas de espinada
  • Dos hojas de lechuga
  • Dos hojas de acelga

Coloca todos los ingredientes en el vaso de la licuadora con 250 ml de agua y mezcla en velocidad máxima. Cuela con un colador de orificios mínimos y antes de ingerir, puedes agregar una poco de pimienta, a fin de resaltar los sabores.

 

Modelo de batido 2:

  • Dos rodajas de piña picada en trozos pequeños.
  • Un limón o medio pomelo
  • Hojas de menta
  • Una cucharadita de miel (opcional, si quieres bajar de peso, no la agregues)

Licúa juntos lo ingredientes, con el jugo del otro medio pomelo, cuela y bebe.

Modelo de batido 3:

  • Medio pepino
  • Una manzana verde
  • Una taza de tallos de apio en trozos
  • Un vaso de agua

Solo licúa todos los ingredientes en una licuadora y listo, cuela y bebe.

Como te puedes dar cuenta, los batidos alcalinizantes, son sencillos, saludables y deliciosos, así que no hay excusa, desde hoy mismo comienza a consumirlos.

 

Cómo preparar un desayuno alcalino

Todos sabemos la importancia del desayuno para mantener elevados los niveles de energía y vitalidad a lo largo del día y más aún, si ese desayuno es  alcalino.

Mientras más nos informamos e investigamos acerca de las comidas saludables, más nos interesamos en consumir alimentos de este tipo.

Si eres de las personas que se está iniciando en el mundo de la sana alimentación, seguramente te estarás preguntando cómo preparar un desayuno alcalino, que sea rico, saciante y -obviamente- saludable.

Por esta razón y porque sabemos la relevancia que reviste el balance del pH, es decir, la relación y equilibrio entre lo alcalino y lo ácido en la sangre, veamos algunas recetas básicas que podrás preparar todos  los días, en función de tu salud.

Por otra parte, si repites el menú todos los días, aunque sea para lograr una mejor condición física, corres el riesgo de aburrirte, así que te vamos a mostrar unos cuantos desayunos modelo, que puedes ir variando, a medida que conozcas algunos ingredientes adicionales.

Desayuno 1:

  • Al levantarte, tómate un vaso de agua a temperatura ambiente, al cual le vas a exprimir medio limón y eventualmente unas hojas de estevia.
  • Una taza de copos de avena con leche de almendras
  • Una zanahoria cruda en rodajas con una pizca de sal.
  • Una taza de infusión de té verde.

Desayuno 2:

  • Un batido de apio y espinacas. Si te gustan los sabores fuertes, puedes agregarle un poco de pimienta fresca.
  • Una galleta de arroz inflado al horno.
  • Una manzana pequeña

Desayuno 3:

  • Un licuado de una rodaja de piña con un  kiwi y media banana.
  • Una rodaja de pan de centeno con una cucharada de humus.
  • Una taza de te.

Desayuno 4:

  • Un licuado de dos fresas, con jugo de naranja y media nactarina.
  • Una tostada de germen de trigo.
  • Una taza de trocitos de tomate con aguacate picado y una cucharada de aceite de oliva.
  • Una infusión de canela.

Desayuno 5:

  • Un batido de naranja, zanahoria y remolacha (conocido como 3 en 1), al cual le puedes agregar unas hojitas de menta.
  • Una rodaja de pan integral tostada y untada con una cucharada de miel.
  • Té con leche de almendras.

Desayuno 6:

  • Un licuado de pepino con medio limón.
  • Media taza de arroz integral y brotes de soja.
  • Una pera
  • Una taza de manzanilla.

Desayuno 7:

  • Un batido de medio pepino con una manzana verde y limón.
  • Una taza de cereal integral de avena con un puñado de uvas pasas y leche de soja.
  • Una taza de 6 tomates Cherry en mitades con aceite de oliva.
  • Una infusión de menta con miel.

Desayuno 8:

  • Un licuado con una nectarina, un durazno, media banana y dos fresas.
  • Una taza de germen de trigo con leche de soya,  almendras fileteadas y uvas pasas.
  • Una infusión de manzanilla con miel de abejas.

Recuerda que en este artículo te ofrecemos sólo una guía o modelos de desayunos alcalinos. Sin embargo, con toda la información existente en la actualidad, verás cómo poco a poco, te irás especializando en platillos que se adapten a tus gustos y con el paso del tiempo, cada receta te irá saliendo de modo natural.

 

Cuáles son las frutas alcalinas

La dieta alcalina, se caracteriza por sumar a nuestro menú diario, productos alimenticios de origen natural (no envasados), que aporten un mayor balance a nuestro pH.

De estos productos, podemos resaltar la importancia de las frutas y sus beneficios a nuestro organismo.

Por esta razón, haremos una clasificación, para conocer cuáles son las frutas alcalinas, a fin de tener un poco mas de   voluntad conciente.

Lo que logramos con esto, es consumir de manera consiente, aquellas frutas que contengan  una mayor cantidad de propiedades y aporten un mejor equilibrio en beneficio de nuestra salud.

En este sentido, consumiremos las  que contribuyen a  disminuir la acidez que introducimos en nuestro cuerpo, cuando comemos carnes rojas, carnes blancas, lácteos, leguminosas y licor, alimentos que por lo general están presentes en nuestro menú al menos unas dos veces por semana.

Veamos a continuación, una enumeración de frutas alcalinas:

  • Aguacate: Al contrario de la creencia popular, de que el aguacate es un vegetal, nos encontramos frente a una fruta, que se caracteriza por ser sumamente saludable, debido a su densidad de nutrientes. Es altamente alcalina y aporta un alto fuerte porcentaje de potasio, vitamina C, vitamina A y grasas saludables por porción.
  • Frutos cítricos: Con esto se derrumba otra leyenda urbana, pues muchas personas piensan que por su sabor ácido o amargo, el limón, la lima, el pomelo y algunas naranjas y mandarinas, son ácidas, pero nada más lejos de la verdad, pues al digerirse, se metabolizan de tal manera que aumentan el pH alcalino en del cuerpo. Los cítricos ayudan a acelerar el metabolismo y su bajo nivel de azúcar, contribuye con la pérdida de peso con mayor facilidad.
  • Frutos de agua: El melón y la sandía son considerados frutos de agua y son fuertes luchadores contra el  ácido en el cuerpo, reduciéndolo proporcionalmente a su ingesta.  Son ricos en vitaminas,  excelentes antibióticos naturales; son antioxidantes de gran fuerza; y además, potentes diuréticos;  Sin embargo, si estás buscando bajar de peso, no debes comer estas frutas  en exceso o en horas nocturnas.
  • Frutos de hueso: El durazno, melocotón, nectarina y albaricoque, constituyen los frutos llamados de hueso, son ricos en potasio y además de sus propiedades alcalinas, su pulpa carnosa y llena de fibra, los hace grandes aliados para mejorar el tránsito intestinal. Sus altos niveles de  beta carotenos, contribuyen a minimizar los problemas visuales.
  • Frutos de semillas múltiples: Este grupo está conformado por tomates, fresas y  granadas principalmente. Se caracterizan por ser alcalinas y  su alto contenido de vitamina C y licopeno,  conocido por ser un antioxidante de alta potencia en la protección de las células.
  • Bayas y cerezas: Muchos nutricionistas aconsejan el consumo de bayas y cerezas en los inicios de una dieta alcalina, debido a su efecto moderado los primeros días, que va aumentando a medida que pasan los días de una ingestas constante. Su altísimo poder de saciedad y acción diurética, los hacen unos frutos muy apreciados por quienes desean bajar de peso.
  • Manzanas y peras: Altas en fibras y bajas en contenido calórico, las manzanas y las peras, además de tener un sabor muy agradable y suave al paladar. Su poder alcalinizante se potencia, pues las personas que están a régimen alimenticio, suelen consumirlas completas, lo cual garantiza que no se pierden sus propiedades en la cáscara cortada o en el fondo de la licuadora.

Muchas personas aficionadas al tema de la buena alimentación, opinan que las frutas en general son alcalinas y recomiendan su consumo por encima de los enlatados, conservas y embutidos.

Sin embargo, es preferible que te ciñas a los consejos de tu nutricionista y mientras vas a su consulta, tomes como referencia, las frutas aquí nombradas a objeto de evitar el consumo indiscriminado de estas, especialmente durante horas nocturnas.

 

 

Cómo preparar zumos alcalinizantes

Los zumos, son una manera cómoda y rápida de hidratar, alimentar y por supuesto alcalinizar tu organismo, sin necesidad de invertir mucho tiempo en la cocina.

La razón de esto, es que este tipo de bebidas, se elaboran con alimentos crudos, que favorecen el balance y buen funcionamiento  de tu organismo.

En este sentido, te recomiendo que sigas este artículo, donde te voy a ofrecer en pocos pasos, cómo preparar zumos alcalinizantes, que vayan en beneficio de tu salud.

Estos zumos, se pueden preparar exprimiendo las frutas (las que así lo permitan); remojando sus rodajas en agua durante varias horas; mezclándolas a alta velocidad en la licuadora: o extrayendo todo su jugo y desechando la fibra, en extractor de cocina.

Los zumos alcalinizantes, son un excelente medio para equilibrar el  funcionamiento de tu organismo y combatir la acidez en el mismo.

Además, su ingesta, te proporciona energía y vitalidad, debido a que, cada vaso de zumo está lleno de vitaminas, minerales,  y energía de calidad que te va a acompañará todo el día.

Veamos entonces algunos tipos de zumos, los cuales he podido diferenciar, mediante mi experiencia personal:

Zumos por exprimido. cada mañana, prepara un vaso de agua a temperatura ambiente, al cual le vas a exprimir un limón y lo vas a tomar, justamente al levantarte y una media hora antes de desayunar.

Si deseas añadir algún punto de dulzor, puedes agregar media cucharadita de miel pura de abejas, o en su defecto, puedes colocar en el vaso una hoja de estevia, que puede ser fresca o seca, el punto es que adquiera un sabor agradable para tu paladar.

Si el zumo mañanero de limón, es bueno para tu paladar y papilas, entonces intentarás consumirlo todos los días y por ende, recibirás mayores beneficios.

En el caso de que no te guste la mezcla de limón con agua y miel, entonces, puedes tomar zumo recién exprimido de cualquier fruta cítrica, pues todas ellas poseen altos niveles de ácido cítrico, que es eliminado por el organismo una vez entra en él, dejando sólo los elementos alcalinos de la fruta.

 

Zumos  por remojo. Puedes colocar unas rodajas de pepino en una jarra de vidrio (nunca metal o plástico) con abundante agua, durante toda la noche. Al levantarte, puedes consumir un vaso completo de este producto e incluso, para cambiar un poco el sabor, puedes añadir unas hojas de menta y estevia.

Algunas personas sumergen tallos de apio y arbolitos de brócoli durante toda la mañana y a la hora del almuerzo, consumen el zumo con un poco de pimienta, como una especie de entrada.

Lo más recomendable para tomar estos zumos alcalinos, es hacerlo en las mañana al levantarse, pero si no quieres depender demasiado de los horarios, puedes hacerlo a cualquier hora, lo realmente importante es que mantengas neutralizado el ácido en tu cuerpo.

Zumo por licuado: Este se prepara, como te puedes imaginar, colocando algunos vegetales alcalinizantes en el vaso de la licuadora, con un poco de agua y batiéndolos enérgicamente hasta obtener una mezcla homogénida.

Puedes hacerlos con apio, espinacas, o con la hortaliza de hoja verde que más te apetezca, pero también puedes agregarles media manzana, o una rodaja de piña, o un kiwi, entre otros frutos alcalinos, a fin de potenciar su labor y enriquecer los sabores.

Zumo por extracción: Es un zumo que se obtiene colocando los trozos de frutas o vegetales (o una combinación de ambos) en un procesador de cocina llamado extractor de jugos, que los hay de diferentes marcas.

La principal diferencia entre este y los otro tipos de zumos es que el equipo separa la fibra y por ende, el jugo pasa de manera más expedita al torrente sanguíneo, sin demandar mayor esfuerzo para ser digerido.

Si quieres que tus zumos sean más ligeros, puedes proceder a colarlos una vez batidos, pasándolos por un tamiz de orificios mínimo o por una popelina.

Como consejo adicional, te sugiero que pruebes agregar especias diferentes como hojas de menta, canela, anís o clavitos para los zumos dulces; y pimienta, comino, curri u orégano si los desea de un sabor un poco más exótico.

En cualquiera de los casos, la ingesta de estos jugos, es altamente beneficiosa para el cuerpo humano y te llenara de energía suficiente para todo el día.