Cuáles son las frutas alcalinas

La dieta alcalina, se caracteriza por sumar a nuestro menú diario, productos alimenticios de origen natural (no envasados), que aporten un mayor balance a nuestro pH.

De estos productos, podemos resaltar la importancia de las frutas y sus beneficios a nuestro organismo.

Por esta razón, haremos una clasificación, para conocer cuáles son las frutas alcalinas, a fin de tener un poco mas de   voluntad conciente.

Lo que logramos con esto, es consumir de manera consiente, aquellas frutas que contengan  una mayor cantidad de propiedades y aporten un mejor equilibrio en beneficio de nuestra salud.

En este sentido, consumiremos las  que contribuyen a  disminuir la acidez que introducimos en nuestro cuerpo, cuando comemos carnes rojas, carnes blancas, lácteos, leguminosas y licor, alimentos que por lo general están presentes en nuestro menú al menos unas dos veces por semana.

Veamos a continuación, una enumeración de frutas alcalinas:

  • Aguacate: Al contrario de la creencia popular, de que el aguacate es un vegetal, nos encontramos frente a una fruta, que se caracteriza por ser sumamente saludable, debido a su densidad de nutrientes. Es altamente alcalina y aporta un alto fuerte porcentaje de potasio, vitamina C, vitamina A y grasas saludables por porción.
  • Frutos cítricos: Con esto se derrumba otra leyenda urbana, pues muchas personas piensan que por su sabor ácido o amargo, el limón, la lima, el pomelo y algunas naranjas y mandarinas, son ácidas, pero nada más lejos de la verdad, pues al digerirse, se metabolizan de tal manera que aumentan el pH alcalino en del cuerpo. Los cítricos ayudan a acelerar el metabolismo y su bajo nivel de azúcar, contribuye con la pérdida de peso con mayor facilidad.
  • Frutos de agua: El melón y la sandía son considerados frutos de agua y son fuertes luchadores contra el  ácido en el cuerpo, reduciéndolo proporcionalmente a su ingesta.  Son ricos en vitaminas,  excelentes antibióticos naturales; son antioxidantes de gran fuerza; y además, potentes diuréticos;  Sin embargo, si estás buscando bajar de peso, no debes comer estas frutas  en exceso o en horas nocturnas.
  • Frutos de hueso: El durazno, melocotón, nectarina y albaricoque, constituyen los frutos llamados de hueso, son ricos en potasio y además de sus propiedades alcalinas, su pulpa carnosa y llena de fibra, los hace grandes aliados para mejorar el tránsito intestinal. Sus altos niveles de  beta carotenos, contribuyen a minimizar los problemas visuales.
  • Frutos de semillas múltiples: Este grupo está conformado por tomates, fresas y  granadas principalmente. Se caracterizan por ser alcalinas y  su alto contenido de vitamina C y licopeno,  conocido por ser un antioxidante de alta potencia en la protección de las células.
  • Bayas y cerezas: Muchos nutricionistas aconsejan el consumo de bayas y cerezas en los inicios de una dieta alcalina, debido a su efecto moderado los primeros días, que va aumentando a medida que pasan los días de una ingestas constante. Su altísimo poder de saciedad y acción diurética, los hacen unos frutos muy apreciados por quienes desean bajar de peso.
  • Manzanas y peras: Altas en fibras y bajas en contenido calórico, las manzanas y las peras, además de tener un sabor muy agradable y suave al paladar. Su poder alcalinizante se potencia, pues las personas que están a régimen alimenticio, suelen consumirlas completas, lo cual garantiza que no se pierden sus propiedades en la cáscara cortada o en el fondo de la licuadora.

Muchas personas aficionadas al tema de la buena alimentación, opinan que las frutas en general son alcalinas y recomiendan su consumo por encima de los enlatados, conservas y embutidos.

Sin embargo, es preferible que te ciñas a los consejos de tu nutricionista y mientras vas a su consulta, tomes como referencia, las frutas aquí nombradas a objeto de evitar el consumo indiscriminado de estas, especialmente durante horas nocturnas.